« Julio 2007 | Main | Septiembre 2007 »

Agosto 29, 2007

Homenaje a Maru Antúnez en Inmujeres

Agradecemos a la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) el homenaje póstumo a María Eugenia Antúnez Farrugia, consejera de dicho instituto, realizado el pasado viernes 24 de agosto.

Nota de Prensa: 

Con la presencia de Margarita Zavala, esposa del presidente Felipe Calderón, del esposo
y de la mamá de María Eugenia, la titular y la secretaria ejecutiva del INMUJERES, Rocío
García Gaytán y Liliana Rojero Luévano, respectivamente, así como las integrantes de los
Consejos Consultivo y Social del propio Instituto recordaron la vida y labor de María
Eugenia.

María Eugenia fue recordada como una luchadora incansable, dando voz a quienes no la
tenían, trabajando por los derechos de todos y todas, y cada una de las personas que la
sociedad y el gobierno ignoraron por tanto tiempo.

Representó en foros nacionales e internacionales a su país y dejó el compromiso de
luchar y velar por los derechos humanos de todas las personas, sea cual sea su
convicción.

Fotogalería del acto, cortesía de INMUERES. 

fotogaleria homenaje inmujeres 

Agosto 01, 2007

A la memoria de María Eugenia Antúnez Farrugia

Por Emilio Guerra Díaz

Para Andrés y Ana Sofía

Alrededor de las 10:30 a.m. de este jueves 19 de julio falleció María Eugenia Antúnez Farrugia. Tuve la fortuna de conocer a esta ejemplar mujer, a quien su destino le ofreció difíciles pruebas de superación personal, las cuales siempre enfrentó, además de con dignidad, con tesón y perseverancia. Tuve el gusto de colaborar con ella en un diplomado y ganarme su amistad.

Para mí, Marú encerró diversos enigmas que cuando la trataba, cuando nos veíamos, deseaba descifrar. Me parecía que era muy noble y a la vez de carácter duro, pero esa firmeza tenía justificación, la cual se ubica en sus cualidades como mujer y no por su desventajosa condición. Quería y hacia que las cosas sucedieran, esencia del liderazgo, por eso era así.

Cuando estaba con ella experimentaba una discreta admiración que siempre oculté porque siempre pensaba: cómo ella, con las limitantes físicas que tenía, era una gran activista, mientras otros refunfuñaban y se quejaban de una realidad adversa a ellos. Siempre para mí fue un estímulo para experimentar la empatía, pues recordaba cuando en 2000 me fisuré el pie izquierdo.

Tuve que vivir una discapacidad temporal y entonces supe lo que es la empatía. Marú me recordaba esos meses cuando tuve que andar con muletas, pero también pasé algunos momentos en silla de ruedas. Bajo esa condición uno experimenta diversas sensaciones. Quizá la más paradójica es que quieres ser independiente pero también quieres, aun cuando no lo reconozcas, recibir más que ayuda, consideración de los demás para acceder a lugares como baños, restaurantes, edificios públicos, tu lugar de trabajo y darte cuenta que no hay lugar para discapacitados, pero que pocas personas son las que te dirigen una atención.

Marú deseaba sumar a más personas a la lucha por ver a la discapacidad como algo normal, es decir, que era una situación distinta pero que no había menos valía en una persona como ella. Siempre vivió una vida normal y decidió hacer una familia. Se casó con Andrés Balcázar de la Cruz y procrearon a Ana Sofía.

María Eugenia estudió la licenciatura en Administración de Empresas en la Universidad Anáhuac, y posteriormente una Maestría en Negocios. Fue activista por los derechos de los discapacitados y también le apasionaban los temas de la mujer y los derechos humanos. En el momento de su fallecimiento era miembro del consejo consultivo de Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES). Su nombramiento honorario quedó plasmado en el Diario Oficial de la Federación del 31 de octubre de 2006.

Su disposición por colaborar en la causa de la discapacidad quedo siempre manifiesta por su voluntad por trabajar con cualquier gobierno. Por ejemplo, recuerdo a Marú en aquella foto oficial de 2001, donde Vicente Fox viste una camisa azul, como las que usaba en su campaña electoral, cuando el mandatario pidió convocar a distintas personas para dar un sentido de inclusión a su gestión. Marú está ahí, en el extremo inferior izquierdo, sí, en su silla de ruedas. Fox la invitó a colaborar en la Oficina para la Promoción e Integración Social para Personas con Discapacidad de la Presidencia de la República.

Marú, por su discapacidad, utilizaba una silla de ruedas motorizada. Iba y venia, viajaba y nos representaba en foros a nivel internacional. Fue representante de la organización Rehabilitation International, tesorera de la asociación Libre Acceso y consultora en discapacidad. Representó varias veces a nuestro país en convenciones internacionales sobre discapacidad y fue cercana colaboradora de Gilberto Rincón Gallardo, en la CONAPRED.

Entusiasta en el tema de profesionalizar la filantropía, propuso a la Universidad Iberoamericana la creación del Diplomado “Filantropía: Una alterativa para el Desarrollo Social”, que encabezó en las tres generaciones que lo tomaron desde 2004. Ahí me invitó a dar una plática en el primer módulo, y posteriormente me incorporó a la planta de docentes del Diplomado.

Al término del Diplomado del año pasado en la Universidad Iberoamericana, se le pidió, gracias al desempeño e interés de los alumnos, que propusiera a un alumno para que, en representación de todos los diplomados, dirigiese unas palabras. Ese día mostró un gran entusiasmo, como nunca la había visto, tanto porque para ella era un reconocimiento indirecto, como también porque la institución académica valoraba el tema de la filantropía. Las palabras que pronunció Andrés Pérez Peña Campos, alumno brillante del Diplomado, quien en todos sus módulos obtuvo diez de calificación, le estimularon profundamente para enriquecer el contenido del mismo.

Recién se había reunido con los profesores que impartiríamos la cuarta edición en su casa, donde tuvimos una velada sabrosa compartiendo un poco de vino, quesos y los merengues que llevó Mauricio, hablamos de Tequila con Eduardo y propusimos una reunión para catar alguno de su producción. La pequeña Sofía nos compartió que estaba ya de vacaciones, que estaba yendo a nadar, y Andrés nos mostró su nuevo lente para su cámara.

Marú deja un gran legado, por un lado la enorme cantidad de documentos producto de sus participaciones en foros sobre discapacidad que gracias a Internet pueden consultarse fácilmente. Por otra parte, también nos lega el Diplomado “Filantropía: una alternativa para el desarrollo social”, semilla que ojalá el Rector José Morales Orozco preserve en su memoria en beneficio de decenas de filántropos y personal de organizaciones no lucrativas que desean profesionalizar su trabajo bajo esta opción académica avalada por el prestigio de la Universidad Iberoamericana.

Descanse en Paz.

Texto publicado originalmente en la sección de Opinión de la página web del CEMEFI.

Liga al texto original 


Hosting by Yahoo!